Inicio JUAN PABLO II Oración à la Virgen de las lágrimas de Siracusa recitada por Juan...

Oración à la Virgen de las lágrimas de Siracusa recitada por Juan Pablo II para pedir una gracia

Virgen de las lágrimas de Siracusa

Conmovido con el prodigio del derramamiento de tus lágrimas, ¡oh misericordiosísima Virgen de Siracusa! vengo hoy a postrarme a tus pies, y animado con una sencilla confianza por tantas gracias como has ido concediendo, vengo a ti, ¡oh Madre de clemencia y de piedad!, para abrirte mi corazón, para arrojar en tu dulce corazón de Madre todas mis penas, para unir mis lágrimas a las tuyas: las lágrimas del dolor por mis pecados y las lágrimas de los dolores que me afligen.

Míralas, ¡oh Madre querida!, con rostro benigno y con ojos de misericordia, y por el amor que tienes a Jesús dígnate consolarme y escucharme.

Por tus santas e inocentes lágrimas dígnate implorar a tu divino Hijo el perdón de mis pecados, una fe viva y ardiente, y la gracia que ahora tanto necesito:
 (hacer la petición)

¡Oh Madre mía, y esperanza mía!, en tu Corazón inmaculado y dolorido pongo toda mi confianza.

Corazón Inmaculado y dolorido de María, ten compasión de mí.

Así sea.

Rezar “Bendita sea tu Pureza”, la Salve y tres Avemarías.

Oración à la Virgen de las lágrimas de Siracusa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ultimos articulos